sábado, 3 de agosto de 2013

Sesenta y Siete: Nuestro Futuro

"Está bien papá, lo haré", me dice Darío cada vez que cambio el tono de mi voz, buscando que modifique algún comportamiento, o que lleve a cabo una orden. Una respuesta en estructura gramatical perfecta, probablemente extraída de una de sus películas favoritas (más que las series, ama el concepto “cine”) y que rompe con el uso tradicional que tenemos los chilenos de las formas verbales en futuro.

Es increíble lo que dice el lenguaje (aunque suene obvio), respecto de una cultura, o de la idiosincrasia de una nación. La verdad es que nadie en Chile dice “lo haré”…siempre decimos “voy a hacerlo”…siempre es “voy a salir de vacaciones”, en vez de la más breve “saldré de vacaciones”…

Inconscientemente, estamos poniendo un paso intermedio entre la intención y la acción…todo el tiempo. ¿Por qué? De repente pienso que nos gusta pisar sobre seguro, y cuidamos de no declarar nada en términos definitivos, como si en cualquier momento pudiese cambiar. También pienso que tenemos una tendencia natural y permanente a procrastinar (me encanta esta palabra, significa “postergar”).

Amamos –me incluyo- eso de “dejar para mañana lo que podríamos haber hecho hoy”. Es parte de nuestra esencia estar desenfocados y dispersos, distraídos por lo puntual en perjuicio de nuestros planes futuros. ¿Cómo avanzamos, entonces? Bueno, precisamente, cuando tomamos consciencia y nos hacemos cargo de la acumulación de sueños e intenciones.

Desde otro punto de vista, podría decirse que gozamos profundamente del presente, tanto como para modificar al instante nuestros planes futuros…


Darío, ajeno a mis elucubraciones, me sorprende todos los días en su relación con el lenguaje. Y me encanta su esfuerzo permanente por expresarse de la mejor manera. Solo espero que los años no perviertan de manera irreversible sus expresiones de hoy…como nos va pasando a todos en la medida que nos vamos haciendo adultos.

3 comentarios:

  1. Que curioso, observo y reflexiono lo mismo mirando el mundo a través de los ojos de mi hijo. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión. Es típico que las mujeres hablamos más de nuestros hijos que los hombre, sin embargo tus palabras son muy sabias.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Silvia y Belén...cierto eso de mirar a través de ellos...como se abren puertas que no habíamos visto cerca nuestro...y sobre lo otro, qué puedo decir, creo que los hombres tenemos mucho que contar respecto a la paternidad...¿por qué no lo hacemos? mmm...puede haber varias razones...saludos a ambas!

    ResponderEliminar